Soledad en personas mayores

La soledad en la tercera edad es uno de los grandes enemigos del bienestar de nuestros mayores, ya que su calidad de vida no solo implica un buen estado físico, sino también emocional. La amargura y la tristeza roban las ganas de vivir a muchas personas mayores que se sienten solas. En este sentido, conviene tener en cuenta que la sociedad y el modelo de familia han dado un giro importante en las últimas décadas. Por ello, conviene hacer autocrítica. Con la modernidad hemos conseguido retos muy positivos, pero en la actualidad también tenemos una profunda crisis de valores.

En este contexto, conviene recordar que cada persona, haciendo uso de su libertad, es capaz de ir más allá de las circunstancias sociales. Por ello, lo ideal es que los adultos mayores tengan un protagonismo importante en el seno de la familia y no se sientan nunca solos.

Aún así, es frecuente que algunas personas mayores puedan llegar a sentirse solas. El motivo es que no tienen familia, o sí la tienen, pero sus familiares actúan con indiferencia, lo que muchas veces es todavía peor. La soledad también puede surgir por los miedos y las inseguridades propias de la edad, o a causa de enfermedades crónicas que disminuyen su calidad de vida o les impiden desenvolverse por sí mismos. Incluso se les quitan las ganas de hablar y permanecen mucho tiempo en silencio.

Sin embargo a veces necesitramos recurrir a ese silencio, vivimos rodeados de ruido y en muchas ocasiones necesitamos desconectar del bullicio y refugiarnos un rato en el silencio.

Está comprobado que el silencio puede mejorar nuestra salud, sin embargo, en las personas mayores no en todos los casos el silencio prolongado resulta beneficioso. En mSoluciona Granada, expertos en cuidado de mayores en Madrid, vamos a analizar las distintas situaciones que pueden darse para aclarar algunas dudas al respecto.

¿El silencio es perjudicial?

En algunos casos el silencio puede provocar ansiedad y tristeza y es conveniente rodearte de gente para hablar o buscar apoyo. Es frecuente que las personas mayores no digan lo que sienten por miedo a molestar. Cuando los adultos entran en la tercera edad tienden a pensar que ya no son útiles y que solo causan problemas, por lo que se callan y no cuentan lo que les preocupa o causa malestar.

Para ello es fundamental hacer que se sientan importantes y valiosos y generar confianza en ellos para que terminen interactuando con los demás y se involucren en las tareas y situaciones que se vayan propiciando.

Hablar y tener una actividad cognitiva y social es muy importante en la tercera edad para potenciar la creatividad y mantener el sentimiento de utilidad y aumentar la autoestima. Este tipo de actividades mantiene activo el cerebro y puede llegar a evitar la aparición de otras enfermedades degenerativas.

Los profesionales que trabajan en mSoluciona Granada intentan en todo momento generar confianza con los mayores para crear un ambiente agradable y fomentar la participación y la sensación de utilidad de los pacientes.

Beneficios del silencio

Que haya ocasiones en las que sea necesario la interacción con otras personas, hablar y rodearse de gente, no significa que el silencio no sea positivo.

Los momentos de silencio son beneficiosos para aliviar el estrés y la tensión acumulada. De hecho, el termino contaminación acústica surgió cuando un grupo de científicos determinó que la exposición diaria al ruido de carreteras, aeropuertos u otras situaciones cotidianas, estaba directamente relacionada con problemas de salud.

En el año 2011 la OMS llegó a la conclusión de que entre los 340 millones de habitantes de Europa Occidental, se habían perdido anualmente 1 millón de años de vida sana por culpa del ruido.

Por esto, es necesario que las personas mayores también tengan momentos de silencio y relax para permitirles pensar y practicar un estado de reflexión. 

En mSoluciona Granada recomendamos mantener un equilibrio entre ambas situaciones y fomentar el apoyo social como base y el silencio como técnica para estar consigo mismos y reflexionar.