La fisioterapia a domicilio para personas con Parkinson es una de las mejores formas terapéuticas de combatir esta dolencia, que tan presente está en muchas personas de edad avanzada. El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que en nuestro país afecta a casi 300.000 personas.  Se trata de una enfermedad que causa muerte progresiva de las neuronas de la sustancia negra, responsable de generar la dopamina. Al reducirse considerablemente la cantidad de este neurotransmisor, se producen asimismo notorias alteraciones de la información transmitida por los ganglios basales, y ello da lugar a problemas de equilibrio, temblores, y ralentización de los movimientos.

Al tratarse de una dolencia crónica, no existe una cura propiamente dicha para este grave problema, razón por la cual resulta tan importante en estos casos un tratamiento terapéutico eficaz. Por fortuna, la fisioterapia es una de las varias formas o modalidades que existen para retrasar el avance de esta patología y mejorar el tren de vida de las personas afectadas por ella. Precisamente, fisioterapia especializada en Parkinson se destina a los problemas concretos y específicos de las personas víctimas de esta enfermedad degenerativa, en su vertiente de secuelas óseas, articulares y musculares.

Los beneficios de estas terapias son notables para los enfermos de Parkinson, por lo que vamos a enumerarlas pormenorizadamente aquí.

Beneficios de la fisioterapia a pacientes con Parkinson

Para conocer los múltiples beneficios de la fisioterapia a domicilio para personas con Parkinson, lo primordial es que en primer lugar ofrezcamos una perspectiva clara de cuáles con los concretos síntomas de esta enfermedad:

  • Tendencia creciente a perder los movimientos que el cuerpo realiza de forma automática, tales como la sonrisa, el parpadeo, otros movimientos reflejos, etc.
  • Los músculos se rigidifican, lo que incluso puede llegar a resultar doloroso para el paciente, y afecta a sus capacidades motrices.
  • Temblores que persisten y tienden a incrementar su presencia y gravedad, al igual que el resto de los síntomas de esta dolencia neurodegenerativa.
  • El paciente experimenta serias dificultades para hablar y expresarse, lo que incluso empobrece su discurso.
  • Alteraciones posturales y del equilibrio del cuerpo.
  • Los movimientos tienden a hacerse paulatinamente más lentos, en lo que se conoce como bradicinesia.

Como cabe resaltar, es en las alteraciones del movimiento y sus consecuencias óseas, articulares y musculares, donde más debe trabajar el fisioterapeuta especializado en Parkinson.

Las formas de luchar contra esta patología son variopintas y de desigual eficacia:

  • Fármacos que aporten al cuerpo la dopamina de que la destrucción neuronal lo está privando. También, la farmacopea o medicación puede y debe aplicarse a mitigar molestias sintomatológicas secundarias.
  • Determinadas operaciones quirúrgicas en pacientes cuyas características y estado físico y de salud sean adecuados para ello, pueden conllevar un considerable alivio de los síntomas del Parkinson.
  • Por supuesto, las terapias rehabilitadoras conducidas por un especialista cualificado, para lo cual la fisioterapia en Parkinson resulta absolutamente fundamental.

Cómo se aplica la fisioterapia a domicilio en personas afectadas por esta enfermedad, depende de cuán avanzada se halle esta dolencia. Así:

  • A comienzos de la enfermedad o en su fase incipiente, se tratará de potenciar el ejercicio físico, fundamentalmente en lo que concierne a equilibrio, respiración, coordinación, equilibrio, fuerza de los músculos… En estas fases iniciales, basta con dos veces semanales para realizar tales ejercicios terapéuticos.
  • En una fase ya más avanzada de la patología, la labor del terapeuta se centrará en corregir las posturas del cuerpo de la persona afectada, y en disminuir la ya más acusada rigidez muscular.
  • Ya en la fase de mayor presencia de la enfermedad, cuando a la persona víctima de ella le cuesta caminar, el terapeuta debe realizarle masoterapia (masajes), estiramientos para combatir la rigidificación de los músculos, etc.

Como podemos apreciar, la fisioterapia a domicilio para personas con Parkinson es un aliado imprescindible para combatir día a día el avance de esta dolencia y ofrecerle al paciente una vida más saludable.