Son varios estudios los que demuestran que las personas mayores de 65 años que reciben atención y viven en sus domicilios tienen una esperanza de vida muy superior a los ancianos que viven internos en residencias.

Según un  estudio, la mayoría de los hombres y mujeres mayores de 65 años prefieren seguir viviendo en sus casas; un 87% (mujeres) y un 85% (hombres).

Si echamos la vista atrás, en los años 80 y 90 se pusieron más de moda las residencias como un lugar en el cual las personas mayores con un buen estado de salud, acudían a las residencias de ancianos, como una alternativa a su vivienda debido a que necesitaban una calidad de vida y una autonomía que no podían encontrar en su vivienda.

Sin embargo, esta tendencia ha cambiado en la actualidad, y las personas mayores ya no quieren salir de sus casas, quieren mantener su independencia, de ahí que hayan surgido diferentes opciones, como las viviendas tuteladas y los servicios complementarios en el hogar. Además, la crisis ha hecho que muchas de las familias no se puedan permitir el coste de la residencia, siendo ellos los que se encargan de sus familiares en su propia casa.

Por otro lado, un porcentaje muy bajo, tan solo el 4.5% de los adultos mayores, no tiene inconveniente en trasladarse a casa de los hijos. aunque la mayoría no desea suponer una carga para ningún famliar y prefiere contar con un servicio público o privado que se encarge del cuidado necesario para llevar una vida lo más plena posible.

En este sentido, surgen las empresas destinadas a dar servicios de ayudas a domicilio, que centran sus esfuerzos en dar facilidades a las familias para que los mayores y dependientes puedan permanecer en casa si así lo desean, siempre teniendo en cuenta los recursos para un cuidado personalizado adecuado y suficiente para cada caso particular.

Se estima que para el año 2050, el número de ancianos se duplicará segun los datos que recoge  del Instituto Nacional de Estadística.

Motivos personales de las personas mayores para permanecer en sus casas

  • Mayor tranquilidad, libertad e independencia.
  • No querer desprenderse de su hogar, sus recuerdos.
  • Acudir a un lugar nuevo, que no esté tan humanizado como su hogar.
  • No ser una carga para nadie.
  • Seguir mintiendo sus costumbres y horarios, básicamente permanecer en la rutina de su hogar.

Como podemos comprobar, son suficientes los motivos que hacen que sea muy difícil para las personas mayores desprenderse de su hogar, puesto que no hablamos solo de un hogar, sino de su casa, de sus cosas, de su vida, más bien, de toda una vida.

Desde mSoluciona Granada contamos con un servicio personalizado de ayuda a domicilio que te ayudará en todo lo necesario para el cuidado de tus mayores.