Vivir con marcapasos no es tan complejo, difícil y sumamente delicado como muchos creen, o como parecen apuntar determinadas creencias comunes. En realidad, muchas personas a las que se ha instalado un dispositivo cardíaco retornable o marcapasos pueden retomar su vida normal sin complicación alguna, cuando ya se han recuperado de la cirugía.

Sin embargo, sí que es necesario tomar determinadas precauciones que los médicos suelen recomendar para las personas con estos aparatos. Por tanto, debemos informarnos sobre esas precauciones, que no van a suponer un gran trastorno en nuestra vida ni a limitar especialmente nuestros hábitos diarios y cotidianos. No obstante, es muy necesario tenerlos en cuenta.

Pero antes que nada, ¿en qué consiste un marcapasos? Pues bien, se trata de un aparato de índole electrónica, que genera impulsos eléctricos para suplantar la incapacidad del nódulo sinusal para transmitir sus impulsos a las aurículas y ventrículos, o bien la mala conducción de impulsos de ese nódulo a los músculos cardíacos. He aquí una manera de suplir disfunciones del corazón mediante una batería eléctrica que sustituye esos impulsos para lograr el ritmo adecuado de un músculo cardíaco humano en pulsaciones por minuto.

Además, estos dispositivos pueden ser de dos tipos:

  • Transcutáneos: los electrodos que han de transmitir los impulsos eléctricos se colocan sobre la piel del paciente, concretamente un electrodo negativo en la parte anterior del tórax, y un electrodo positivo en la espalda.
  • Intravenosos, también conocidos como endocavitarios: en este tipo de dispositivos, los electrodos son colocados en una vena de recorrido central hasta llegar a establecer contacto con el endocardio o el interior del corazón.

Hábitos de vida de una persona con marcapasos

Para vivir con marcapasos es necesario respetar y seguir, pues, una serie de consejos médicos previos que por lo común se resumen en apartados como los siguientes:

  • A la hora de hacer ejercicio físico: Una vez que el facultativo nos indique que podemos seguir con nuestro ritmo de vida normal, podemos incorporarnos a este de manera paulatina. Pese a ello, es recomendable no realizar deportes de contacto en los cuales el aparato puede resultar golpeado o dañado. Cualquier contacto físico que resulte de cierta brusquedad en la zona donde se ha implantado el marcapasos, puede llegar a ser peligroso para este, y por lo tanto, también para nuestra salud cardíaca.
  • A la hora de viajar: a menos que la específica enfermedad cardíaca que sufra el paciente requiera restringir sus actividades, la persona con marcapasos puede viajar sin mayores problemas ni limitaciones. Sin embargo, sí es altamente aconsejable tener previamente localizados los servicios sanitarios de urgencia y servicios cardiológicos de la provincia y ciudad, población o comarca concreta que vayamos a visitar. En los servicios de seguridad aeroportuarios, el marcapasos suele sonar en el arco de detección de metales. En estos casos, es fundamental pedirle al agente de aduanas o policía que no mueva la vara electrónica de detección en torno al dispositivo que llevamos instalado. La persona con marcapasos debe evitar la cercanía con electroimanes y dispositivos eléctricos carentes de toma de tierra.
  • Es necesario informar a nuestro médico de que llevamos marcapasos. Esto es importante antes de determinados procedimientos médicos e intervenciones quirúrgicas. De hecho, hay determinados dispositivos médicos a los que una persona con estos aparatos cardíacos no debe someterse: catéter, tratamientos por diatermia (en cualquiera de sus modalidades), resonancia magnética, y ablación transuretral con aguja (procedimiento por radiofrecuencia que se utiliza para el tratamiento sintomatológico de los problemas urinarios vinculados con la próstata).
  • Evitar determinados campos electromagnéticos producidos por algunos aparatos, como las soldadoras eléctricas o las motosierras por gasóleo.

Vivir con marcapasos no ha de ser nada especialmente duro ni complicado si se siguen estas indicaciones, que, como vemos, tan sólo afectan a situaciones y aspectos muy concretos.